viernes, 27 de enero de 2017

3 VIAJANDO POR URUGUAY

Nuestro lugar de acampada en Fray Bentos
27-Ene-2017, Rio Cuarto, Argentina
Qué bonito es Uruguay y qué agradables los uruguayos. El campo es verde, mucha agricultura, ríos de formato americano, es decir, inmensos. Los locales son amables, educados y se desviven por ayudar al visitante. Por otro lado, la vida es cara, especialmente en Montevideo. Después de visitar Colonia del Sacramento, decidimos ir a Fray Bentos, ciudad fronteriza a orillas del río Uruguay. Hicimos noche allí, en una especie de camping municipal gratuito. Por la noche se formó tal barullo de músicas a todo decibelio, que al día siguiente decidimos irnos a otra zona de la costa mucho más tranquila. Allí nos quedamos cinco días y aprovechamos para encargar a un tapicero de la ciudad cercana que nos hiciera una funda para el colchón y nos reparara la tapicería de los asientos, que estaba desgastada después de los viajes por África (75€).
Las puestas de sol en el río Uruguay son espectaculares
Lo más destacado de este país es la tranquilidad que se respira por todos lados. Las ciudades son amplias (Montevideo es otra cosa), puedes circular sin embotellamientos, hay sitio para aparcar en cualquier lado, la gente no es ruidosa y se come de maravilla. Por eso nos dio pena saltar a Argentina, pero había que hacerlo porque no queríamos retrasar demasiado nuestra llegada a las regiones australes (Tierra de Fuego) por temor a la llegada del otoño. Las carreteras por esa zona pueden llegar a ser impracticables en invierno, especialmente en el lado chileno.
San Javier es un pueblo uruguayo creado por colonoa rusos hace un siglo. Conserva muchas de sus tradiciones.

Calle de San Javier
Hemos comprado la herramienta que nos robaron de la furgoneta durante la travesía en barco de Bilbao a Montevideo. El “chorizo” se llevó mi querida “Leatherman” (herramienta multiuso que cuesta 120€), una linterna frontal, destornilladores, alicates, la colchoneta de yoga de Ale, la navajita que perteneció al padre de Genoveva, un cuchillo de cocina con su funda de cuero hecha por Ale, y algunas cosillas más. En total unos 300€ de “avería”

sábado, 21 de enero de 2017

2 YA TENEMOS LA FURGONETA

21-Ene-2017,Fray Bentos, Uruguay
No. No estamos en Suiza sino en Uruguay, Nueva Helvecia se llama el sitio. Cenamos e hicimos camping en ese hotel.
Si, ya tenemos la furgoneta. El barco que la transportaba desde Europa (Amberes) llegó con dos días de retraso y los trámites aduaneros para sacarla del puerto fueron muy bien. Tan sólo tuvimos dos problemas:
1-No teníamos seguro.
2-Extraviamos los documentos de la “Hippie”
Si, fue de sainete. Había leído por internet que otros viajeros habían sacado sus vehículos del puerto de Montevideo sin tener seguro. Al parecer eso ha cambiado. Tuvimos que comprar vía Email, uno en Buenos Aires válido para varios países de Sudamérica. La jugada nos retrasó tres días porque había fin de semana de por medio. Nada grave porque la capital uruguaya es muy agradable y estábamos en un hotelito estupendo y a precio razonable.
El segundo tropezón si que fue antológico. Concluido el trámite en aduanas del puerto, salimos pitando hacia el oeste. Paramos en una gasolinera a 50 kms de la capital y aprovechamos para ordenar todos los papeles tras el barullo aduanero. Ahí nos dimos cuenta de que no estaban los documentos originales de la furgoneta. La registramos entera, todos los cajpnes, todos los rincones, todas las carpetas folio por folio, sin resultado. Única solución: volver al puerto de Montevideo a preguntar en todas las oficinas en las que habíamos estado, a ver si los habíamos perdido allí. Nada. Nadie sabía nada. Cuando salíamos en dirección a una comisaría a denunciar la pérdida Alegría los encontró pegados a la parte trasera de la “Tablet”

Un desastre. Como he comentado en relatos anteriores, ya no estamos para este tipo de viajes; mejor los del INSERSO.
En Uruguay se ven coches de estos por todos lados. Es como un museo al aire libre.
En la ciudad de Fray Bentos (Uruguay) existía una fábrica inmensa que se dedicaba a fabricar concentrado de carne, con eso se alimentaba a las tropas durante la primera guerra mundial. Con los residuos se fabricaba el "Corned Beef".

Cuando se cerró la fábrica, años setenta, convirtieron las oficinas en museo. Quedaron exactamente como estaban el día del cierre. 
Para los interesados, he explicado los trámites para sacar la furgoneta del puerto de Montevideo en el apartado "INFORMACIÓN PRÁCTICA"