VEHICULO

La Hippie es una furgoneta VOLKSWAGEN Transporter (T4) de 1996 con motor 1.9TD de 68 caballos. La compramos en Alemania y le hicimos modificaciones en el interior para poder dormir. Resumiendo, la convertimos en una “CAMPER” o autocaravana.
Muchos de los muebles que tiene ya venían con el vehículo. Había pertenecido a un equipo de topógrafos y por ello estaba preparada con varios cajones, mesa plegable y multitud de recovecos donde meter los trastos propios de la profesión como teodolito, trípode, etc. Pero el accesorio más llamativo era la calefacción estacionaria, que consiste en un pequeño calderín que quema gasoil del propio depósito de la furgo. Pone el habitáculo calentito en las condiciones más adversas en cuestión de minutos, ¡con el motor parado! Una maravilla.
Os preguntaréis:
¿Es tracción a las cuatro ruedas? No. Sabiendo que nuestro recorrido será un 80% por asfalto y que las pistas que vamos a hacer son pasables con esta clase de vehículo, hemos optado por este tipo de furgoneta. Cuanto más sencilla la mecánica, mejor; menos posibilidades de averías.
¿68 caballos suficientes? Si. Podemos alcanzar los 130Km/h aunque nuestra velocidad de crucero es de 90, de manera que el motor funciona muy relajado. Eso sí, en las cuestas arriba es un poco lenta, pero contamos con ello. No tenemos prisa.
Os preguntaréis: ¿No lleváis depósitos suplementarios de carburante, o de agua, o cabrestante, o baca, o planchas para desatascar la furgo en la arena o el barro? No. No llevamos nada de eso. Por la experiencia que hemos adquirido durante nuestros años haciendo safaris en África, hemos deducido que todas esas cosas apenas se usan, pesan mucho, ocupan espacio y cuestan dinero. Durante nuestra vuelta a África (Madrid-Congo-Sudáfrica-Sudán-Jordania-Madrid) nos hemos apañado perfectamente con el equipo que tenemos. Además, con la nuestra furgoneta así, pasamos muy desapercibidos y entramos en los garajes para turismos, lo cual es una gran ventaja.










1 comentario: